Saltar al menú | Saltar al contenido

Área de Personas Colegiadas Acceso de Personas Colegiadas:

En Clave Social

Experiencias

Una reflexión sobre el trabajo social durante la crisis sanitaria

La colegiada Carmen Aller comparte en el blog su opinión sobre la labor de los trabajadores sociales en la pandemia del COVID-19

.
Compartir en: Twitter Facebook

CARMEN ALLER

El Colegio de Trabajo Social de Valladolid y Segovia, como espacio abierto a todas las opiniones, ofrece la posibilidad a sus colegiados de compartir sus reflexiones personales sobre la profesión en el blog En Clave Social. Todos aquellos interesados pueden enviar sus escritos al equipo de redacción al correo electrónico valladolid@cgtrabajosocial.es con el asunto 'Blog En Clave Social'. 

REFLEXIÓN DE CARMEN ALLER

Estimados/as compañeros/as:

No es necesario dedicar muchas palabras para saber lo difícil que han resultado los momentos que aún seguimos viviendo. Las personas que nos dedicamos a los demás, en cualquier ámbito, vemos los estragos causados por este virus, el aumento del desempleo, el empobrecimiento, la dependencia, los problemas familiares, psicológicos, el aislamiento social y la muerte, más dura si es posible.

Ahora va siendo el momento de tomar aire después de la asfixia que nos ha provocado lo vivido, y darse cuenta de lo importante y de los que son importantes, de nuestra gente y, por qué no, de nosotros mismos.

A falta de mención en los medios, la piedra angular en la que se sustenta el llamado Estado del Bienestar, que nunca ha sido más frágil ni maltrecho, donde cualquier persona, con o sin posibles, con o sin salud, con o sin futuro, ha sentido el temor a perderlo todo de forma brusca, de no tener dónde agarrarse, de no encontrar alivio ni asidero al clavo ardiendo. Este bicho que ha pasado por encima de todos sin miramiento, sin justicia, sin piedad, nos ha dejado a todos K.O. No volverá a ser nada lo mismo, o sí, o será mejor; cuando se toca fondo se está en el lugar correcto para tomar impulso, para lanzarse de nuevo, con más ganas que nunca a tirar “pa´lante”, a salir a la superficie y disfrutar de un paisaje que colorear de optimismo, de fe, de entrega.

Valorar lo cotidiano, saborear pequeños gestos, remendarse la pena y disfrazarse de alegría, y dedicarse con mayor esmero a dar lo mejor, que será más bueno, seguro se valorará aún sin  aplausos, ni grandilocuencias, sin medallas; no hace falta, no elegimos esta profesión para ser héroes. Sin quitarle el mérito a nadie, sin entrar en la polémica de moda, sin hacernos notar, invisibles más que otros, pero imprescindibles también por derecho, que de enderezar lo torcido de esta sociedad sabemos mucho, de aguantar las velas del barco entero, que salimos a la plaza sin capote y, entre verónicas  miramos al monstruo de frente para decir alto y claro: "¡No tenemos miedo!" ( aunque no sea verdad del todo).

La cobardía para los que no han sabido estar, para los que se han aprovechado, la desvergüenza; para los que no se ponen la mascarilla, el rechazo; para los que nos vilipendian en los medios, la omisión. Sólo me pienso dedicar a los nuestros, y a los de siempre, a los que están y a los que nos dejaron un recuerdo, sentido y silencioso, con respeto, por si alguien aprende, por si empieza a ser noticia que los servicios lo son por vocación de darse, y son sociales porque a todos nos pertenecen, sin olvidar dónde acabamos de estar y sin obviar que en una de estas cualquiera tenga que llamar a nuestra puerta. Esa puerta que nunca dejó de estar abierta, aunque ahora sin franquear el umbral le recibirá con profesionalidad, dibujando sonrisas al mañana y mirando cara a cara a su esperanza.

< Volver
English - Catalá - Galego - Euskera Diseño y desarrollo Web Nétical24 León Política de privacidad | Contacto | RSS